CRÓNICA SALIDA 223

Picos de Europa ( Asturias - León) del  28/04  al  01/05/2017

Día 28/04/2017. Llegamos justos para la cena, la idea era que cada uno cenase por su cuenta porque las horas de llegada serían dispares, pero como coincidimos casi todos, cenamos en grupo.

Durante la cena se comentan anécdotas y alguna importante: a uno de los congostreños que conducía el coche de “la nueva”, lo pararon en un control de tráfico. Cuando se acerca el policía y le pregunta: ¿Ha bebido? El congostreño, que es un profesional de la carretera y se las sabe todas, contesta: Sí, deja unos segundos para que la información fuese procesada por el policía sorprendido por la sinceridad, y añade… y tomé un bocadillo. El policía hace un gesto de sorpresa y le dice: siga. El policía debió pensar: ¡Ah coño!  Entonces vas a llenarme de migas el medidor, pues pirando…

Moraleja: si te paran en un control de alcoholemia y has bebido, acuérdate de añadir “y tofé un focadillo” farfullando y salpicando de migas la cara del agente.


Día 29/04/2017 Urriellu.

Nos levantamos temprano. La pateada del día fue cambiada por cuestiones climatológicas. Nos dirigimos a Poncebos,  principio de la muy conocida senda del Cares,  entre otras rutas,  pero nosotros optamos por la mas dura. El Urriellu, mas conocido por el Naranjo de Bulnes.

Sobre las diez, tomamos la ruta del Urriellu desde el Puente del Zardo y comenzamos la competición con las cabras. Subimos durante una hora y hacemos la primera parada para ventilar. Quince minutos más tarde llegamos a la Villa de Bulnes. Este pueblecito está compuesto por dos bares y alguna casita. Los bares ya contaban con nutrida clientela.

Desde este punto, el grupo se divide. Los titanes (1)  van por la vía más dura, los mortales por el sendero original. Durante algún rato se van saludando a lo lejos los miembros de los dos grupos con gritos montunos.

Un tal Bano, debía tener una panadería y un letrero aconsejaba ir por allí. En el letrero se leía: PANDÉBANO (1h.15min.) Durante la subida, unas vacas nos cortan el paso y después de unos intentos se apartan y nos muestran sus culos con indiferencia.

Con el Picu en horizonte seguimos subiendo y resoplando hasta llegar a una campa con unas bucólicas casitas sobre un prado en desnivel y unas vacas adaptadas,  es la majada de La Tenerosa. Nos tomamos el plátano y reponemos agua en la fuente de una casita para continuar subiendo. En la parte más alta de la campa, nos reagrupamos al abrigo de los muros de una ruinosa casita. Creíamos que estaba deshabitada pero más tarde supimos que no era así. Unas sospechosas manchitas saltarinas la habitaban.

Continuamos hacia el Urriellu sin la intención de reagrupar, cada uno iba subiendo según sus fuerzas hasta llegar a la hora de regreso. No se puede quedar en la montaña hasta tarde porque puede complicarse la bajada.

Dos congostreños que habían quedado con los mortales, se suben a una moto virtual y van desapareciendo en el horizonte, los demás se reparten entre los que se quedan y los que caminan hasta dónde puedan.

El camino se va haciendo cada vez más duro, frío y nevado. Los de la moto llegan al refugio sobre las tres menos cuarto. Uno se queda a la espera de los titanes y el otro baja para ir reagrupando y bajando con los rezagados, pero a los pocos minutos aparece una pareja de fortachonas que también querían hacer cumbre. El resto había desistido.

De los titanes  supimos que la subida era más dura de lo que habían pensado. Subían unos metros, apoyaban las manos en las rodillas y miraban al suelo. No buscaban nada, estaban cogiendo aire. Me pareció entender que el que iba delante debía tener una pila en mal estado y le dio un calambre mientras abría camino en la nieve de una ladera. La única congostreña que los acompañaba, tenía pilas nuevas y continuó la labor.

Una vez reagrupados en el refugio de Urriellu, los de las dos subidas, felicitan y toman sustento para reponerse. Antes de bajar, se hacen fotos conmemorativas de la subida.

El retorno es más rápido, pero no menos costoso. Las piernas van por su cuenta y las botas también. Algunos bajan con las botas, otros con el culo.

Nos reunimos todos en el punto de inicio, justo en un bar del pueblecito de Villa de Bulnes, degustando una cañita fresquita. Si no fuese por estos momentos… no merecería la pena el dichoso monte.

Cuando llegamos a los coches ya no había ninguno más que los nuestros. Serían sobre las ocho de la tarde, pero aun había luz. Quedaba una hora hasta la ducha y la cenita.

La mesa estaba dispuesta en “L”. Alguien sugirió que mujeres hacia un lado y hombres al otro. Craso error, al que se le ocurrió no conoce las costumbres de las féminas. Era imposible hacerse oír. Mantenían conversaciones a tres y cuatro bandas, como son multifunción…

El servicio es impecable. Rápidos, eficaces, dispuestos y siempre con una sonrisa en los labios.


Día 30/04/2017: 

Arcediano-Jocica. Hacemos la caminata que teníamos para el día anterior y habíamos cambiado por motivos climatológicos. También salimos sobre las diez de los coches. Apenas a un kilómetro del inicio del recorrido, comienza a llover. Tres congostreñas con miedo a encoger se dan la vuelta. Otra se vuelve remolona y patalea en el suelo: “yo no quiero ir”, dice al último que cierra el grupo. Éste le contesta como lo haría un pastor a una oveja remolona: “pasaaaa parribaaaaa”. La protestona va subiendo haciendo pucheros…

El paraguas no nos abandona durante casi todo el recorrido. Tuvimos todas las versiones de clima: lluvia, sol, viento, niebla y nieve.
Llegados a una parte alta, comenzó a nevar, justo igual que la otra vez que estuvimos. No la vimos, pero estoy convencido que tienen un resorte que al detectar intrusos, se activa y se pone a nevar. Son muchas casualidades.

En  la Senda del Arcediano, en el Collado Angón, hacemos una parada para tomar el plátano; mientras comíamos, un congostreño sin culo (por eso no puede permanecer sentado), se mueve entre las rocas y grita: “las encontré”. Dijo que había encontrado unas gafas que había extraviado cinco años antes. Todos le creyeron (pringaos). En la cena desmintió la bromita.

Llegamos a la Majada de Toneyo que, como todas en estos parajes, están preciosas de ver pero imposibles de subir. Conseguimos atravesarla hacia arriba y llegar a la frontera entre Asturias y León. Esta frontera está delimitada por un muro de piedra envidia de “Trump”. Tiene una cancilla de hierro atascada con unos “pedrolos” de la parte de León. Esto permite deducir que son los leoneses los que no quieren nada con los asturianos, ¿o no?

Permanecimos poco rato en la frontera, apenas lo que tardamos en cruzar unas palabras con otro grupo que coincidió en el mismo sitio. Conocían el terreno, incluso el punto donde había cobertura de móvil. Aquí dos congostreñas cuyo chasis ya no resistía, fueron endosadas al grupo ya amigo. Eso sí, con el encargo de no dejar mal a los compis. (Según supimos más tarde, un encanto de personas, muy considerados).

Sobre la una y media, llegamos a un hayedo. Nos sorprende que estos árboles crezcan integrados en las rocas. Salen de entre sus grietas y van incorporándose con sus raíces incluso con las mismas tonalidades.

Unos decían que era una cuestión de magia del lugar, otros que era una característica de estos árboles. La explicación es algo más sencillo: los árboles adultos van soltando la semilla, en forma de bellota,  en su área de influencia, y estas caen por todas partes, incluyendo las grietas de las rocas. Ahora se produce el milagro: los animales, comen todas las semillas que encuentran, y sólo permanecen a salvo las que han caído en las grietas de las rocas.

Sobre las dos y media comenzaba a berrear el famélico, estábamos llegando al refugio de Vegabaño. Algunos se tomaron un plato de sopa caliente otros un frío bocadillo. Los regentes del refugio se quedaron asombrados de la carga de estrés que había por terminar… a la salida, media hora más tarde, comenzaba a nevar. Salimos en dirección a Carombo.

Pasábamos por la ladera de una montaña, donde discurre a sus pies el rio Dobra, cuando comienza a nevar hacia arriba. Este milagro se debe a que el viento del valle levanta los copos y los mueve en remolino. Un congostreño se queda viendo el curioso efecto y pisa una piedra resbaladiza. En una mano el paraguas, en la otra un bastón: Abre los dos brazos y levanta una pierna, realiza un baile ritual para parar con el culo entre las hojas mojadas del suelo. Un compañero que venía más atrás haciendo fotos, capta el momento justo del ritual. Unos kilómetros más adelante lo repite, con una nueva versión.

Sobre las seis menos cuarto, estamos a la altura de la Presa de La Jocica que contiene al río Dobra. En un alto, se toman represalias a la falta de tiempo de la comida y se hace una sentada para tomar el resto del plátano que no dio tiempo a comer.

Nos dirigimos a central eléctrica de Restaño. Llegamos al coche que habíamos dejado antes para no tener que subir dos kilómetros por un camino de cemento. Daban las siete menos veinte cuando llegamos al Collado de Argón, punto de salida. Los conductores vuelven a recoger al resto. Mientras dos congostreños hacían tiempo, una  congostreña se aparta para aliviar la vejiga. Justo en ese momento alguien grita, !! mira,  una guarra !! La pobre se siente ofendida, pero es que  allí  mismo, muy cerca,  había una cerda con sus cerditos que había levantado la admiración del congostreño.

La bajada con los coches fue una odisea, íbamos sobrecargados y cansados. Llegados al punto de cruce, un congostreño observador dice: “para, para, es por ahí”, mientras indicaba el camino de la izquierda. El conductor hace caso omiso y continúa detrás del que iba delante. Casi entramos con los coches en un horreo del pueblo. Tuvimos que parar para asegurarnos de que había salida. El congostreño observador no desaprovechaba la ocasión para comerle la oreja al conductor con una sorna que domina a la perfección.


Día 01/05/2017: Los Lagos de Covadonga.

No pudimos ir a los Lagos porque era festivo y no estaban abiertos al público. Decidimos hacer una facilita para estar en el restaurante a la hora de comer.

Pasaban de las nueve y media cuando comenzamos a subir a unos metros del restaurante. La cuestecita no tiene nada que envidiar a las del Urriellu. El caminito está poco frecuentado y la vegetación campa a sus anchas. Subimos durante una hora y en un cruce de caminos con las cancillas abiertas, comenzamos a bajar. Nos paramos en un prado tirados al sol. Una moto era el único ruido que interrumpió nuestra paz. Seguimos bajando. Ante la duda, preguntan a un vecino que subía en un todoterreno. Debimos entender mal, porque después de bajar una empinada pendiente, nos topamos con una silvareda infranqueable.

Una vecina, que estaba percatándose de nuestro error, nos hace señales con la mano, indicando que retrocediésemos. Lo hacemos a regañadientes con la típica frasecita del pastor: “los últimos serán los… que se descojonen”.

Tomamos el plátano en un mirador dotado de una fuente. Hacemos varias fotos de grupo. Bajamos por un sendero entre prados, paralelos a la carretera. Pasaban de las doce y media cuando llegamos al restaurante, justos para la ducha y la comida.


Después de los abrazos, besos y despedidas…
Desde aquí… cada mochuelo a su olivo,

¡Hasta la próxima! Agur…


(1) Los titanes, según la mitología griega,  fueron los primeros dioses que reinaron en  el  Olimpo. Los mas conocidos son Gea ( Tierra )  Urano  (Cielo ) y Cronos ( Tiempo).

FOTOS PATEADA 222

ENLACE FOTOS

CRÓNICA SALIDA 222



Río Duero –  Corazón de los Arribes (Salamanca) 13-14-15-16/04/2017

Día 13/04/2017. Llegamos poco antes de la hora de comer. Nos tomamos un tentempié porque la cena prometía. La casita contaba con tres pisos sobre una escasa superficie. En el baño de abajo, si querías lavarte los dientes, necesitabas abrir la puerta y sacar el culo fuera.

Después de comer, realizamos la primera pateada los doce apóstoles. Salimos ya cargados con la mochila desde la casita de Masueco. En poco tiempo estábamos en Aldeadávila,  el pueblecito de al lado.  Confraternando con unas vecinas que custodiaban el pueblo sentadas en un banco a la sombra de la casa:
-  Buenas tardes señoras, les dice un vasco cuyo humor envidian los de Lepe, ¿Les apetece acompañarnos a ver el pueblo?
-  ¡Quita, quita!, ¿con este sol? “pa qué te dé algo”, le contesta la septuagenaria.
-  Sólo hasta el final del pueblo, la anima; pero tuvo que ceder. Aquél culo no pensaba levantarse.

Cruzamos el pueblo hasta la Fuente del Cabrero, que debe ser punto de referencia de la zona, seguimos por los caminos interiores hasta dar con  unos caminos cargados de polvo y luego con la ladera un pequeño río. Bajamos por el sendero hasta una minúscula catarata que conoció tiempos mejores. Pasamos por debajo del escaso chorro y continuamos por una ladera bastante arbolada o con matojos altos. Mucha retama de flor blanca.

Llegamos a un camino polvoriento repleto de coches y caravanas. Supusimos que ahí se cocería algo. Efectivamente los cerebros de los conductores. Camino abajo había  una piscina natural dentro del río, pero el agua estaba para las ranas exclusivamente. Tenía unos balcones creados para la contemplación y la foto. El salto de agua del río de las Uces es uno de los mas altos de España.

El tiempo amenazaba lluvia, así que volvimos a subir lo bajado y unas gotitas consiguieron levantar más polvo que regar el camino. Los más adelantados tomaron otra alternativa y llegamos casi a la par a la casita. Unos se duchaban, otros se comían pipas y, el que no tenía, las uñas.

Cenamos en el restaurante más ruidoso y con más ambiente del pueblo: Villa Vettonia. Menos mal que nos trataron como vips y nos habilitaron una mesa en un comedor vacío, exclusivamente para nosotros y una camarera dedicada con una familiaridad poco habitual.

“A ver -dice casi sin saludar-  el jefe me dijo que tenéis por 12€, dos primeros y dos segundos...”; elegir los platos nos fue difícil, no se hacía entender bien porque hablaba para sus brackets.

Nos tomamos el plato del día, por lo menos estaba calentito. Una vez terminado nos fuimos caminando hasta casa, unos tres kilómetros, y a dormir para madrugar.


Día 14. A las ocho de la mañana sonaba un gallo ronco. Después del trasiego del desayuno, nos montamos las mochilas y salimos del pueblo por el mismo lugar que el día anterior. Paramos en Aldeadávila, justo en la fuente del cabrero, para reponer el agua y encontrarnos con los demás. Nos adentramos hasta la catedral en dirección a Rupurupay. ¡Ya sé, suena raro!

Pronto divisamos al Río Duero. El camino nos dio para fotografías con el “regato” de fondo. Bajamos por una ladera que aún conservaba el color verde. Se observaban desde las alturas los meandros del río y un agua oscura. Sólo rompía la monotonía un catamarán que lo surcaba cada hora.

En la ladera, bajo la brisa que soplaba en una zona soleada, nos tomamos el plátano, seguimos un sendero numerado con pintura en la piedra cada kilómetro. Este sendero nos llevó al Mirador del Picón de Felipe.

Se trata de uno de los Miradores más espectaculares del Parque Natural de las Arribes del Duero, donde las rocas graníticas caen en vertical 500 metros sobre el río Duero, frente al pueblecito portugués de Bruçó. También se aprecia la Presa de Aldeadávila, construida en 1962.

En estos parajes se dan historias o leyendas de enamorados: como la de un pastor que se enamoró de una portuguesa. (No está muy claro si la portuguesa era una chica o una cabra), y desesperado, terminó tirándose al río (o a la cabra). ¡O algo así!

Otros dicen que era un pastor de Aldeadávila de la Ribera, llamado Felipe, que acudía al paraje con sus cabras. Estaba enamorado de una muchacha del pueblo portugués de Bruçó, a la que no podía acercarse, porque en el medio estaba el inmenso vacío del Duero. Desesperado, se dedicaba con las manos, y pequeñas herramientas, a picar y cortar la roca para realizar un puente que le permitiera cruzar el río y reunirse con su amada; al no poder, se arrojó al vacío.

No lejos de aquí está el paraje denominado "Salto del Gitano" donde se afirmaba que en el siglo XVIII un hombre de raza gitana, pudiera haber salvado el enorme cañón del río de un salto, para librarse de las tropas perseguidoras. ¡Si lo amenazaban con bañarlo en el río, me lo creo!

Para evitar más desgracias de desamor, los miradores, están protegidos por barandillas de hierro atornilladas a la sólida roca. Estas precauciones, permite arriesgar más con las fotos.

Volvemos al polvoriento camino hasta las dos del mediodía, que nos encontramos con un ruidoso parque merendero. En unas mesas a la sombra, tomamos los bocatas. Allí, un aprendiz de asador de churrasco, creía que su objetivo era ahumar a todo el personal y estaba haciendo un buen trabajo.

Aun no estábamos al punto de humo cuando tuvimos que irnos. El camino nos estaba esperando con sorpresas, parecía que lo había trazado un mago: ahora aparece, ahora desaparece. En alguna ocasión pasamos por más zonas de reactivación de pantorrillas de lo que sería deseable.

Cruzamos por un campo de flores silvestres de gran altura y belleza, la jara o “Cistus ladanifer”. No podíamos tocarlas porque eran tan bonitas como pegajosas. Este paraíso finaliza en un campo de olivos. Lo cruzamos y logramos encontrarnos con el GR.14 La Senda del Duero.

En el mismo camino, en una subida, nos paramos para contemplar una réplica de casa de pastores y observar la técnica que empleaban para construir casitas de lascas de piedra. Las sitúan en abanico formando una construcción tipo iglú de nieve, pero todo de piedras y sin mortero.

Desde aquí, nos hizo falta una hora de monótono sendero hasta llegar a Aldeadávila. Unos locos velocistas lo hicieron en menos tiempo. Algún bicho les picaría y salieron en estampida, para luego esperar en una fuente, no potable, a la entrada del pueblo.

Aprovechamos para cenar en el mismo sitio. Entramos a tropel en el comedor como si fuese nuestra casa. Juntamos las mesas y nos acomodamos. Ya éramos casi de la familia.

La camarera, ya sonreía a pesar de los brackets. Farfullaba igual, pero con una sonrisa. Repetía con risueña vergüenza el plato del día, mientras iba anotando a los que consiguieron entender algo. A los que no, le espetaba: “Tú, empanao, ¿qué quieres? No sé qué pedir, si un “mfrms” o un “frmss con queso”, se decía el empanao.



Día 15. Peña de la Ribera. Después de admirar la iglesia fortificada, nos dirigimos a la Gran Cascada, que destaca como uno de los lugares de mayor atractivo turístico dentro del Parque Natural de Arribes del Duero.

Antes de comenzar, un congostreño cambió su maltrecha caña por un robusto palo, que devolvería al final del día.

Cascar, cascaba, pero de grande tenía poco. Mientras unos la admiraban, otros otearon un camino de bicis que parecía llevar a alguna parte. Sorpresa, a la ladera del río pero más abajo.

De la cascadita, partimos hacia un supuesto mirador que no encontramos, a pesar de los esfuerzos de los más curiosos. Cedimos, volvimos por dónde habíamos llegado. Tomamos el plátano en una sombra de una encina, un poco alejados del polvoriento camino.

Como era temprano, nos dirigimos al Castro de las Merchanas. Estaba mejor unos años antes. Todavía conservaban un letrero que decía: “Te damos la bienvenida al Castro de las Merchanas. A partir de aquí un sendero musealizado te acompañará, en un corto viaje, por el territorio de los poblados fortificados y en el tiempo.”
El viaje era corto, y estuvo musealizado (consistía en miradores ópticos dentro de cajas y botones que activaban una explicación sonora), pero si pulsabas en el botón que indicaba para cualquier acción, como oír música o una explicación, dicho botón no tenía efecto. Llevamos dos vascos que pueden certificar que pulsábamos fuerte.

Un claro ejemplo era el molino del tío Justo, que iba justo de funcionamiento. En su jardincito, sobre un puente de piedras, tomamos el bocata. Serían sobre las tres de la tarde. Alguien pulsó un botón oculto, y un vasco enseñaba a una gallega beber por una bota: Primero le situó una bolsa plástica de babero y luego le aupó la bota por encima de la cabeza con el chorro hacia su boca.

También disfrutamos de medio pastelito que no sé cómo lo llamaban: algo de arruguillas tenía, y en el centro una almendra.

A la salida del poblado, encontramos un pedrusco sujeto por dos extremos. Dicen que alguien vio en esa piedra, un cerdo verraco.

Por el camino, nos encontramos con un bicho. Era un escarabajo alargado de color negro con listas naranjas o rojas. Nos preguntábamos de qué insecto se trataba. Pues parece que debido a su aspecto cardenalicio, lo llaman curita o curilla, menos conocido por “Meloe majalis”

Eran tantas las ganas de salir del poblado a pleno sol, que cuatro congostreños apretaron el paso y se perdieron una pequeña parte del caminos cargado de maleza, una delicia que permitían rascar los brazos a su paso. En los coches fueron reprendidos por caguiñas.

Las cañas las tomamos en la fortificación de Ciudad Rodrigo, en una cafetería llamada La Cocina de José. La camarera, un poco empaná, nos pregunta: ¿Qué van a tomar? Cerveza, le contestan. Ok, ir pidiendo, dice mientras saca el boli para tomar notas. Yo una San Miguel, yo una caña, ¿Tenéis tostada?  Le preguntan antes de pedir, No, de cocina no tenemos nada, contesta la camarera. ¿Tenéis Súper Bock? Es portuguesa, le espeta otro en mitad de la nota anterior; digo, ¿que si tenéis cerveza tostada? Le replica el agraviado. No, es rubia como yo. ¿Tú también eres portuguesa? No, me estoy liando… (Normal, es rubia, la cerveza, ¡eh!).

Trepamos los muros y fotografiamos las fachadas y las vistas, luego, cenar en el bar Hospital. Supongo que lo llaman así por tener como especialidad un chorizo que no es chorizo sino harina con grasa y sangre y mucho picante, frito empapado de aceite… conocidos como farinatos.

El farinato es un embutido español típico de algunas comarcas de las provincias de Salamanca, Zamora y León, en las que se elabora con manteca o grasa de cerdo, pan, harina, pimentón, cebolla, ajo, sal, anises y aguardiente. Es especialmente popular en Ciudad Rodrigo, donde forma parte de su cultura etnográfica, hasta el punto de que en 2007 se reconoció la Marca de Garantía “Farinato de Ciudad Rodrigo. Lo cierto es que es un producto típico de la matanza del cerdo es el chorizo, y no hay como el gallego, por mucho que se inventen historias…

Pasando el mismo mal rato en la cena, teníamos en la mesa de al lado a un tal Juan, de Cruz y Raya, (el feo) pero no le pedimos autógrafo. Todos pedían el dichoso farinato, y todos dejaban parte en el plato, a menos que consiguiesen endosárselo a otro.


Día 15. El último día nos dedicamos al turismo. Visitamos Salamanca. No recuerdo cuantos edificios y fachadas ornamentadas vimos. Incluso encontramos la rana de la fachada de la universidad. Y el astronauta en la catedral. ¿Un astronauta? Pues sí. A pesar de que la parte más nueva fue construida entre 1513 y 1733, es decir mucho más antigua que la llegada a la luna, en realidad las leyes del Patrimonio Histórico Español hace referencia que cuando haya alguna restauración se debe dejar alguna evidencia de que fue restaurada. Esta figura fue incorporada en la restauración de 1992, con motivo de la exposición temporal “Las Edades del Hombre”. Se continuó la vegetación original e incluyeron las esculturas de un astronauta, un dragón con un cono de helado, un lince y una cigüeña.

Han montado un merchandising alrededor del batracio que copa toda la ciudad. Parece ser que el escultor puso una rana sobre una calavera y esto fue adquiriendo diferentes interpretaciones. La más popular es que si vas a un examen y encuentras la rana, apruebas. Otros dicen que es un símbolo de la muerte. Seguro que el escultor estaba “empanao”.

Mientras paseábamos por sus calles, nos abordaron de frente, unos señores vestidos muy raro y unos cientos detrás. Traían una caja a hombros y oscilaban cada paso al son de la música. Al principio pensamos que venían de una boda y estaban haciendo el tren para largarse sin pagar, pero me parece que era una procesión religiosa.

En las plazas se ensayaban bailes. Dos congostreñas se acoplaron e intentaron acompañar el ritmo. Daban el pego. Las plazas estaban a rebosar, como curiosidad vimos un perro labrador durmiendo en un cochecito de bebé y la madre tirando de él. También nos hicimos una foto con verraco, es un cerdo negro con asiento en la chepa.

En El Don Quijote comimos muy bien. Hay precio especial si llegas antes de la una y media. El café en la Plaza Mayor.

Bajamos hacia los coches por una calle con una inscripción en una fachada de un bar: unos leyeron El Barco de Aníbal, otros El Arco de Caníbal. Lo real es El Arco de Aníbal.

Atravesamos un puente romano que cruzaba un escaso río y llegamos a los coches. Desde aquí algunos alargaron más el sacrificio yendo a ver las Lagunas de Villafáfila, y otros directos para casita.

Después de los abrazos, besos y despedidas…
Desde aquí… cada mochuelo a su olivo,

¡Hasta la próxima! Agur…