CRÓNICA PATEADA 256


Circular Monte Aloia (Tui) 12/01/2019

Nos encontramos cerca del Pabellón de Deportes de Macoca, Pazos de Reis, Tui. Hacía un frío que pelaba. Tardamos un rato en completar el grupo de veintiséis.


Nos ponemos en movimiento sobre las diez menos cuarto tomando un camino por el monte con vegetación autóctona gallega. Hacemos una visita a una gran roca sin más interés que su gran tamaño, seguramente la visita era para ir calentando nuestros sentidos, damos la vuelta y volvemos al camino inicial.

Seguimos un curioso canal construido en piedras de un metro de longitud y colocándolas cuidadosamente una tras otra hasta lo alto dónde estaría la fuente del agua, al final de esta senda botánica. Lo llaman “rego de pedra” y tiene una longitud de 2.755m Seguramente era el canal de abastecimiento del pueblo, ahora sustituido por tubo de poliuretano.

En el patio de una cabaña de madera, esparcidos al sol y al resguardo del viento, nos tomamos el plátano.
El empinado camino, nos lleva hasta un mirador, donde se podía contemplar toda la ría, incluyendo las Islas Cies. Se realizaron intentos de hacer foto de grupo, pero las bajas temperaturas y el vientecillo que soplaba, nos hace desistir de tal hazaña. 

Volvemos al camino monte a través, paralelo al sendero, haciendo gala de la rebeldía montañera. Observamos una pilastra con un rótulo que decía: IESV CHRISTO DEO, SALVTIS PER IPSVM RESTITVTAE, ANNO MCM POPVLI CINGENTES ALDIAM (para los que domináis latín: Jesús Cristo Dios, restablece la salvación, año 1900, el pueblo de Aloya) que da paso al mirador dónde se contempla la zona del bajo Miño.

Nos dirigimos al Mirador Celta y en el camino, nos encontramos con un pedrusco de grandes dimensiones y con una superficie plana a lo alto, decían que era la cama de San Xiao (cómo debía tener la espalda). Está cerca de una ermita,  dedicada al mismo santo. Hay una leyenda que dice que se llama cama de san Xulián, o Xiao, porque se asegura que fue sobre esta piedra donde reposó el cuerpo sin vida de este santo. No sé si os habéis fijado, pero en este lugar no crece la hierba. (Seguro que ataron a esa piedra el caballo de Atila).

 Entre las propiedades que posee, está la cura de migrañas y las cervicales, con solo acostarse sobre ella y reposar la cabeza. También posee la virtud de favorecer  la fertilidad, las parejas que no logran tener descendencia, acuden a este lugar y hacen sobre ella, lo que sea menester para reproducirse. (Supongo que si el marido no era fértil, traería al molinero, y si el problema era de ella, traerían a la criada, porque lo básico ya lo harían en casa ¿no? Tendrían las ideas claras, mira que si apunta mal y pega contra el duro colchón…)

También, antes de llegar al Mirador del Castillo, contemplamos la muralla, que aunque no era de las dimensiones de la china, cubría una gran extensión, pero ojito, que si no sabes de su existencia, pasarás de largo, porque ahora está casi oculta por la vegetación.

Sobre las doce, conquistamos la atalaya-mirador del Castillo. Disfrutamos de un día claro y el paisaje era insuperable. La ría en todo su esplendor.

Seguimos camino hasta una gran piedra que representa el límite entre Tui y Gondomar. Como no había guardias custodiando la frontera, pasamos sin incidencias. Las guardianas estaban más abajo tomando el sol. Lucían un pelo rubio con variaciones de tono, lo típico de la rubia gallega. Tenían una pasante más joven, que era totalmente albina.  Se encontraban tan aburridas que no decían ni “mu”. La que parecía de mayor rango, estaba tumbada indiferente al gentío, incluso permitió hacerse un selfi sin despeinarse,  pero al acercarse demasiado, la muy bovina se levanta y se aleja. ¡Que corra el aire, nada de confianzas! Poco a poco se van alejando, seguramente les había terminado la hora de descanso y tendrían que volver al curro, que el prado no se come solo.

Pasamos  por el merendero del Parque Natural del Monte Aloya y algunas voces resonaban en el ambiente queriendo utilizarlo ya, pero aun no eran  las dos y había promesa de mejor sitio… así que seguimos camino y atravesamos el asfalto, bajamos por zonas con signos de ser zona de pasto para los jabalís, tenían toda la tierra levantada con sus potentes hocicos. Se podría decir, que meten las narices dónde nadie los llama, pero cuando hay raíces tiernas.

Bajamos por el interior de un bosque de diferentes árboles, donde una congostreña dudaba de qué árbol le hacía sombra. Muchas coníferas y algún “carallifero”. Árboles acaparadores del sol, que no dejan pasar un rayo al pie, evitando así la competencia de otros árboles e incluso de cualquier tipo de vegetación.

Llegamos a un pequeño valle por donde transcurría un pletórico riachuelo. Solo unos pocos bajaron, otros los esperaron al final, frotándose las manos, desconozco de si era por el frío o porque ya era hora de comer y parecía que se daban todas las circunstancias.

Tomamos el bocata, al sol, sentados sobre un banco y unas piedras que estaban a orillas de la carretera. Terminamos pronto y volvimos al sendero del río. Un congostreño conocido por su alergia al baño, incita a algunos a bañarse en una gran poza llena por una pequeña cascada. La iniciativa no tiene éxito.

Salimos del monte hasta una carretera donde había una casita de troncos entrecruzados al estilo del oeste americano, con aspecto de ser un kiosco o una caseta de información y bajamos por un bosque de robles con el suelo totalmente cubierto de hojas secas. Había que ir por el camino zigzagueando para no resbalar.

Un congostreño que siempre predica que no hay atajo sin carajo, baja por una ladera sin camino definido. En cuanto pone el pie izquierdo sobre la primera hoja, ésta se desliza sobre las otras, arrastrándolo y haciendo perder el equilibrio al congostreño. La pierna derecha, que no estaba al tanto del resbalón, se quedó enganchada en una raíz y solo siguió al cuerpo cuando éste tiró de ella, y se resintió produciendo un leve chasquido. El accidentado emite un desgarrador grito, que no era de dolor, era de rabia e impotencia. Otra vez se había quedado sin la caña de final de recorrido.

Y hasta aquí puedo contar…

Decir que una vez en urgencias, la devoción y resignación de una compañera, hizo que todos los sanitarios se dirigiesen a ella ignorando al lesionado. No sé si la consideraban su mujer o es el protocolo que dice que el lesionado, no debe ser muy espabilado para lesionarse y no merecía la pena informarle.





Segunda parte:



Me llaman de la ETT para un curre para  cubrir una baja de un cronista senderista que se ha partío un hueso en el monte Aloya. Le digo  al tío de la ETT que no estoy muy sobrao en esto de escribir, pero me dice que no me preocupe, que cuente  lo que veo.

 La historia va de un grupo de empanaos que se dedican a darse rulos por el monte.

Después de dar  garbeos  por el monte Aloya  consigo localizarlos en la bajada hacia el río Tripes.

Como la peña no me conoce,  me presento, al tiempo que cada gicho se van dando a conocer:

Por eso de la cortesía empiezo por las pavas: Bene, Cheli, Carmen, las más veteranas,   curtidas en rutas de flipar. Después se presenta Lili, la más dulce de las senderistas que te puedas encontrar  (de haber llegado antes habría disfrutado de los bollitos de crema que reparte generosamente entre la peña ).   Loli, Chelo, Montse  y Oli, unas tías duras que han estado hasta por los  Pirineos. El resto son de menos experiencia pero con mucho entusiasmo.  No le entro a ninguna pues parece que algunas son la churri de algunos de los tíos que aún no controlo, no me vaya meter en un marrón.  Todas muy guais.

En cuanto a los pavos, está Carri, el veterano  del grupo, capaz de  sacar  nuevas rutas de la manga con gran facilidad. Geni, que tiene el arranque más rápido  del grupo, secundado por Alfonso que quiere quitarle el honor de mas pole  position  conseguidas. El crack del grupo, Hermida, que compite con las cabras montunas por subir al sitio más escarpado,  guiado por su  buen sentido de la orientación. El agonías del grupo,  Manu, que hoy ejerce de guía y que se enreda con su gps cada 2 por 3, menos mal que los demás estan al loro.  Gabriel y Gerardo, veteranos del grupo pero que suelen hacer pellas de vez en cuando. Este último está  muy puesto en localizar radares de tráfico y avisar a la peña. Laure, uno de los últimos fichajes del grupo y que de momento lo  está  petando. Juan, el hombre camuflado, que hasta lo hace con la edad, parece un yogurín y es el viejo de una pava de  18 tacos.  Diéguez , un veterano del oficio, también  de reciente incorporación,   pero que de momento solo se ha ganado el título de único fumador.  Y Jesús el yogurín del grupo. Todos, lo mejor de la huerta.

Seguimos  río Tripes abajo y el agonías se quiere dar un baño.  El resto siguen  y le esperan un poco más abajo. El tío debe estar del tarro mal, o se le ha ido la pinza, aluciné cuando se metió en la poza de agua fría.

Continuamos  la ruta,  y al cruzar la carretera para  subir  hasta un castro (un montón de piedras haciendo círculos) uno que va cascao  decide seguir por la carretera hacia los bugas. Ante la idea de que los que suben van a volver de nuevo a la carretera, otros,  no menos cansados,  deciden quedarse esperando. Cuando el guía se entera, se mosquea y  baja un poco alterao  en busca de ellos  y logra que se unan al resto de la vasca.

Rematamos  la ruta en un bar que esta petao de gente y como no hay  sitio  nos  colocan en un rincón. La peña va de sanos, ,nada de priva, solo alguna birra . La señora del bar,  se estira y nos pone de moca  unas tapas de jamón,  que todos jalan de inmediato.

En el bar hay una fiestuki de pibonas hechas un pincel que parece  pasarlo dabuten. Pero nadie nos invita, así que nos abrimos.



Nos piramos en los bugas, no sin antes despedirnos  con besos y abrazos.











ENLACE FOTOS MONTE ALOYA

PINCHAR AQUI

FOTOS PATEADA 255

PINCHAR AQUI       FOTOS POR GENTILEZA DE JUAN CAMPOS Y LAURE

CRÓNICA PATEADA 255


Río Arenteiro (O Carballiño) 15/12/2018

Nos encontramos en una especie de parque en Carballiño, cerca de la piscifactoría, pero al no concretar con las dichosas coordenadas, cada uno aparcó dónde pudo, solamente el más despistado, aparcó detrás del coche del guía. 
Casi eran las diez y media cuando comenzamos a andar. Lo hicimos bajo los paraguas que ya no nos abandonarían en todo el día. Comenzamos bordeando una cruz de piedra y pasamos por delante de algunos de los coches, para comenzar a bajar el río. Lo primero que nos encontramos es el deteriorado monte donde hay dos rocas que representan a “Pena dos enamorados”. Ya en otra ocasión dos congostreños se retrataron para dejar constancia del amor que se tenían.
Cruzamos una pasarela que más bien parecía un balcón para fotos que un paso para atravesar el río, Se trataba de un puente de madera con una glorieta en el centro, con su tejadito. Por debajo corría el Arenteiro, para estrellarse contra el “Muiño da Lavandeira”. 
Una vez atravesamos el río, se sucedían las pasarelas de madera, estaban en un estado de humedad óptimo para facilitar el deslizamiento, poniendo a prueba el equilibrio del caminante. No todos consiguieron mantenerlo, y dejaron marca de su hazaña en las posaderas,  a modo de sello. 
El siguiente punto es un antiguo taller que no vimos, solamente había unas obras en piedra sin terminar de tallar y un letrero en madera grabada que decía: “Antigo tallamar redondeado do Ponteriza” bajo el puente del mismo nombre. El que quiso, rogaría una oración por sus almas y continuamos para ver el siguiente cruceiro.
Estaba entre casas de ladrillo sin revestir y otras de piedra casi derribadas. Se trata de un cruceiro medieval, a juzgar por las figuras a medio relieve que tenía en su base, seguramente tendría gran relevancia en su época. 
Dos enormes hórreos, visiblemente deteriorados, se mantenían erguidos dentro de una finca, dando fe de una época de bonanza que ya se fue. 
Visitamos la famosa fuente de aguas termales Ponterriza. Resultó ser un perdido tubo de plástico del que manaba un chorrito de agua sulfurosa con una temperatura agradable. Alguno se lavó las manos, pero de beber, ni se habló.
Continuamos sendero abajo por un camino sembrado de hojas marrones que nos llevaron a  la Iglesia de San Mamede de Moldes. No paramos, la lluvia no nos dejaba recrearnos. Nos dirigimos a Parada de Cameixa para pararnos en “A Cova da Gafa”. Se trataba de un agujero oculto por un gran pedrusco, al que no supimos dar su importancia. 
Tomamos la senda de Boboras hacia Cameixa, por un sendero plagado de mimosas que ofrecían gustosas las gotas que les sobraban. Nos paramos en un balcón sobre el río, que habían asegurado con vallas de hierro fijados sobre una gran roca. Es en este sitio, al bajar por una escalera de madera, cuando un congostreño perdió el equilibrio y casi nos rompe. ¡Uf! Menos mal que no rompió nada y pudimos bajar todos. 
En un sendero que no era tal, sinó que se más bien se parecía al sendero del jabalí cuando sube por dónde puede, el congostreño equilibrista, mostró nuevamente sus habilidades. 
El “Castro Cobadoso”, vestigio de ejemplo de fortificación medieval, nos sirvió como punto de partida para rememorar los asaltos medievales. Salimos ladera abajo, corriendo, patinando con los pies o con las posaderas, hasta el puente que figuraba al final de la ladera. 
Es en este puente, donde desplegamos los manteles, perdón, los paraguas, para tomar unos mendrugos (como dirían en la Edad Media). Cada uno se protegía de la lluvia y de la humedad del asiento, como podía. Llamaba la atención la versatilidad del paraguas de un congostreño que tanto hacía funciones de tejado, como de bastón o gancho para alcanzar ramas para subir algún trecho. 
Imitando al río en época de los molinos, tomamos como sendero las antiguas acequias que nos llevaron a visitar un pequeño mirador sobre el Arenteiro. El camino se termina sobre un puente de tráfico rodado que nos lleva al cruce entre Pontevedra y Ourense. Cruzamos de orilla y retornamos al punto de partida. 
El guía, que no pudo asistir a las cañas por un exceso de hidratación,  nos había reservado mesa en la “Pulpería Fuchela”. Muy atentos, las cañas muy buenas, los nachos también, el pulpo… olía muy bien. 
Vaya por delante el agradecimiento al guía por tan grata caminata, recomendando, para las próximas, rebajar un poco de la hidratación.


Desde aquí, después de abrazos y besos…
cada mochuelo a su olivo,
¡Hasta la próxima! Agur…